JAPÓN. El santuario Tōshōgū en Nikko

Este post está dedicado con afecto y respeto a mi amigo C.T.Keally, actualmente Profesor jubilado en la Universidad de Japón y ex-militar norteamericano destinado en Japón.  

“…At mid-winter, our Squadron Commander decided our crew needed a break from our regular routines. We were notified that we had a specific block of time off before we would again be put into the mission rotation Schedule…. “(by… C.T. Keally)  

Photo: Professor Dr. C.T. Keally
Photo: Professor Dr. C.T. Keally

El santuario Tōshōgū en Nikko

Si piensas ir a Japón,  Nikko en la región de Kanto es una visita obligada. Todo el complejo de templos ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Foto: AnaMHR_Recintos sagrados del Santuario Toshogu en Nikko

El santuario Tōshōgū (東照宮) cobija el mausoleo de Tokugawa Ieyasu, primer shogun Tokugawa, uno de los personajes más importantes en la historia de Japón. Fue inaugurado en el año 1636 por su nieto Iemitsu Tokugawa y está considerado como modelo del estilo arquitectónico Gongen-zukuri, característico de los santuarios japoneses.

Que este santuario está dedicado a la familia Tokugawa se puede comprobar mirando el blasón familiar con tres malvarrosas, típico de esta familia y que podremos encontrar en muchos lugares del santuario.

Foto:AnaMHR

A pesar de que se trata de un santuario sintoísta, el templo Toshogo contiene varios elementos budistas.

Foto:AnaMHR

Tokugawa Ieyasu culminó el proceso de unificación de Japón iniciado por sus predecesores Nobunaga y Hideyoshi, poniendo fin a un largo y sangriento periodo de guerras civiles y de rivalidades entre señores feudales.

Foto:AnaMHR

Su paciencia y su inteligencia lo convirtieron en el hombre más poderoso del todo Japón y en el fundador de una dinastía de gobernantes que perduraría durante más de dos siglos en paz y prosperidad, estableciendo las firmes bases de un sistema político, económico y social que sólo claudicaría en 1868 ante el empuje de la potencia naciente de los EE.UU.

Foto:AnaMHR

Los tres monos sabios están representados en una escultura de madera de Hidari Jingorō (escultor y ebanista japonés del Período Edo; cuyos trabajos datan de 1596 a 1644), situada sobre los establos sagrados del santuario.

Foto:AnaMHR_Mizaru, Kikazaru e Iwazaru, los tres monos sabios de Nikko

Ana M Hermida, diseñadora instruccional online-elearning
Licenciada en Historia y Diplomada en Magisterio-rama filología

2 respuestas a «JAPÓN. El santuario Tōshōgū en Nikko»

  1. Buenas noches. Una historia muy interesante, pero me quedo con la majestuosidad que deben de tener esos templos y santuarios. Disculpad mi ignorancia, pero no sé si serán lo mismo.

    1. Te animo a seguir los post sobre la cultura japonesa, hay uno donde trataré precisamente esa diferencia y de manera sencilla y concisa, como siempre. Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.