LOS HERMANOS MACHADO EN MADRID

Antonio Machado y su musa. Oroz (1924)

Parece que los hermanos Machado no fueron dos ni tres, biológicamente fueron seis, pero los nombres más conocidos son Manuel y Antonio, además estaban José, Joaquín, Francisco y Cipriana.

MANUEL MACHADO

Manuel Machado nació el 29 de agosto de 1874 en Sevilla. Hijo de Antonio Machado Álvarez, conocido folclorista sevillano de sobrenombre Demófilo y de Ana Ruiz, siguió la estela de su padre y se convirtió en uno de los mejores conocedores y poetas del folklore andaluz.

De su padre heredó el amor a lo auténtico del carácter popular andaluz. Nacido en la calle de San Pedro Mártir nº20, su infancia transcurrió en el seno del Palacio de las Dueñas, donde su familia había alquilado una de las estancias destinadas a particulares.

Cuando Manuel tenía 9 años, la familia al completo se traslada a Madrid dado que el abuelo paterno ha conseguido una cátedra en la Universidad Central.

Su familia llegó a Madrid en 1883. El primer barrio que conocieron fue el  barrio de Salamanca cuya construcción había comenzado pocos años antes; se instalaron en un piso interior de la Calle Claudio Coello nº 13, esquina con la calle Villanueva.

Al año siguiente se trasladaron al número 3 de la Calle Almirante, más tarde pasarían al número 52 de la Calle Santa Engracia y posteriormente a Fuencarral. Y de allí pasarían a vivir en la Corredera Baja de San Pablo en el número 20 a donde volvería su hermano Antonio después y desde Soria.

En Madrid realizó los estudios preuniversitarios en la Institución Libre de Enseñanza dirigida por Giner de los Ríos y se licenció en Filosofía y Letras. Fue en Madrid donde el joven Manuel empezó a dar a conocer sus primeras poesías y colaboró en diversos proyectos de la vida literaria madrileña junto con escritores como Francisco Villaespesa y Juan Ramón Jiménez.

Curiosamente, en Madrid, la calle dedicada a Villaespesa y la calle dedicada a los hermanos Machado (no sabemos si se refiere a los 2, o a todos los hermanos…) están una al ladito de la otra, en la zona de La Elipa-Quintana.

Placa en la Calle «Los hermanos Machado»

Manuel Machado  fue miembro del Cuerpo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos, y director de la Biblioteca Municipal de Madrid.

Manuel Machado es el gran conocedor y divulgador de letras de los cantes flamencos, que ha quedado bajo el conocido nombre de «cante hondo». No es nada raro que parte de su inspiración la hubiera tomado de la enorme colección de letras de cantes flamencos, que su padre fue recopilando a lo largo de muchos años, tomadas directamente de los anónimos cantaores andaluces y que publicó en un libro titulado «Cantes flamencos».

Junto con su hermano menor, Antonio Machado, colaboró escribiendo obras de teatro, siempre impregnadas de situaciones que recordaban al típico ambiente andaluz. La obra cumbre de su creación teatral fue La Lola se va a los Puertos.


Como poeta Manuel Machado tiene una poesía titulada «Adelfos» que bien pudiera llevar el subtítulo de «Autobiografía». En ella, el poeta presenta una argumentación muy paralela a la contenida en la poesía «Retrato» de su hermano Antonio. Ambas poesías están construidas con versos alejandrinos, ambas poesías se componen de serventesios (nueve serventesios la de Antonio y uno menos la de Manuel) y ambas poesías describen las autobiografías poéticas respectivas.

Su verso es ingenioso, ágil y expresivo.

Manuel Machado murió el 19 de enero de 1947.

 

ANTONIO MACHADO

Antonio Machado nació en Las Dueñas en 1875. Machado no fue solo un creador, sino que también se preocupó por la definición de la poesía y del arte.

Los Machado estudiaron en la Institución Libre de Enseñanza, bajo la dirección de Francisco Giner de los Ríos, pero Antonio fue un pésimo estudiante, no terminó el bachillerato cuando le tocaba y tuvo que hacerlo a los 25 años.

Antonio Machado no es exclusivamente poeta. A lo largo de su vida el escritor se acercó también al teatro y, sobre todo, al ensayo, tanto de manera convencional como desde una perspectiva personal en la que se mezclaba la memoria, la reflexión abstracta y la anécdota significativa.

Viajó a París en 1899, ciudad que volvió a visitar en 1902, año en el que conoció a Rubén Darío, del que será gran amigo durante toda su vida.

Antonio Machado (Oroz)

Antonio Machado interrumpió varias veces sus estudios, afectado por los problemas económicos de su familia tras la muerte de su padre por tuberculosis en 1893, y la de su abuelo en 1895.

De vuelta en Madrid entabló amistad con Juan Ramón Jiménez, que era redactor jefe de la revista modernista «Helios«, en la que Machado colaboró.

Participó en numerosas tertulias y entró en contacto con los jóvenes grupos literarios. En España trabajó de actor mientras logró el título de bachillerato.

En 1903 publicó su primer libro de poesías «Soledades» que fue escrito entre 1899 y 1902. En octubre de 1907 publicó una versión ampliada: «Soledades, galerías y otros poemas«.

Se marcharía a Soria donde eligió una vacante del Instituto, lugar en el que entabló amistad con Vicente García de Diego que era catedrático de latín y griego del mismo instituto. Entonces conoció a una chica, Leonor Izquierdo, que trabajaba en casa de Vicente García de Diego con la que se casó dos años después, teniendo ella sólo 15 años y él 34. Tras un primer año aparentemente feliz, consiguió una beca oficial para llevar a Leonor a conocer París, pero allí diagnosticada la tuberculosis, volvieron a Soria, Leonor se fue apagando en las manos de Antonio, que la paseó por última vez, ya en silla de ruedas, en la primavera del 1912, con el primer ejemplar de Campos de Castilla recién editado. Ella murió el primer día de agosto, a los tres años y un día de matrimonio.

Boda de Antonio Machado y Leonor Izquierdo, en julio de 1909. Archivo Histórico Provincial de Soria

En la primavera de 1917 vuelve desde Soria con su familia.

Su familia había realizado su último cambio de vivienda en Madrid, alquilando una casa en la calle General Arrando, próxima a la Plaza de Chamberí.

En 1928 Antonio Machado conoció a Pilar de Valderrama, Guiomar.

En la foto: Antonio Machado y Pilar Valderrama

El cada semana llegaba en el tren desde Segovia, a donde se había ido a vivir, hasta la Estación del Norte y subía atravesando el parque del Oeste hasta el paseo de Rosales donde ella vivía… sólo para intentar verla  asomar a la ventana…

Paseaban juntos por los jardines de Moncloa y en el otoño, se refugian del frío en un café de Cuatro Caminos, el Franco-Español.

Fuente en los jardines de Moncloa

Antonio Machado era un bohemio, amigo del flamenco y del vino, muy hermano de su hermano, pero sin su brillantez. Era el hermano de Manuel, el mismo que acabó siendo el hermano de Antonio.


Antonio Machado a través de su vida consiguió transmitirnos algo esencial para él y es que la poesía debe hablar con el corazón.

En 1927 fue elegido miembro de la Real Academia Española de la Lengua, aunque después abandonó el cargo. Durante los años veinte y los primeros años de la década de los treinta, escribió teatro en colaboración con su hermano Manuel.

Obras teatrales en cooperación con su hermano Manuel fueron: «La duquesa de Benamejí», «La prima Fernanda», «Juan de Mañara», «Las adelfas», «El hombre que murió en la guerra», «Desdichas de la fortuna o Julianillo Valcárcel». Después, los dos hermanos poetas se encaminan por senderos separados. A pesar de ello, conservaron un paralelismo en sus obras, cualquiera que las observe con algún detenimiento descubrirá, en cada una de ellas, algunos retazos o matices que delatan la fuente común de la que bebieron y vivieron.

«La duquesa de Benamejí» de los hermanos Antonio y Manuel Machado, representada en el Teatro Español de Madrid el 1.932

Murió el día 22 de febrero de 1939 en el Hotel Bougnol-Quintana (Francia). A los tres días, murió también su madre Ana. En el bolsillo de su abrigo se encontró un último verso: «Estos días azules y este sol de la infancia».

Antonio Machado en un café de Collioure, probablemente entre el 10 y el 15 de febrero de 1939

Nos queda su recuerdo el de un escritor entrañable y sobre todo inolvidable.

Paul Signac. Collioure

 

FRANCISCO MACHADO

Francisco Machado al que podríamos llamar «El olvidado».

Francisco Machado nació en 1885. Y con él, el dúo poético pasan a ser tres.

Francisco fue el menor de la casa Machado y a diferencia de sus hermanos, para conseguir estudiar tuvo que trabajar a la par, puesto que el dinero de la familia ya no alcanzaba para eso. Pese a sentir una fuerte pasión por la poesía y dedicarse a ella en sus ratos de ocio, el impresionante éxito de su hermano Antonio y de su otro hermano Manuel hicieron que se mantuviera en la sombra durante toda su vida.

Se han recuperado sus «Obras escogidas» (Ediciones de la Torre), con prólogo de la propia hija de Francisco, Leonor (nombre machadiano por excelencia) y por tanto sobrina de Antonio y Manuel Machado.

Francisco Machado, acompañado por su hija Leonor, sobrina de Antonio y Manuel

Y es que Francisco fue uno de esos hombres crecidos a la sombra no sólo de sus hermanos, también en el campo de su trabajo se situó a la sombra de Concepción Arenal, a la que dedicó encendidos versos.

Monumento a Concepción Arenal en A Coruña

Francisco Machado murió el 5 de enero de 1950. Se había ido un hombre de bien, un Machado que, como sus hermanos, llevaba en la sangre el sentir popular.

Tres años antes de su muerte se había marchado para siempre su hermano Manuel, el 19 de enero de 1947 sumido en un estado de tristeza que mantuvo constante tras la muerte de su otro hermano Antonio.

De los hermanos Machado nos queda su obra y todas esas páginas que escribieron donde está narrada una parte de la España más luminosa del pasado siglo.

 

Retrato de Antonio Machado Álvarez y Ana Ruiz, padres de los HERMANOS MACHADO

 

Ana M. Hermida – diseño instruccional online/elearning
Licenciada en Historia – Diplomada en Magisterio (rama filología)

2 respuestas a «LOS HERMANOS MACHADO EN MADRID»

  1. Buenas tardes Ana María. Una interesante biografía de los hermanos Machado. Personalmente desconocía que fueran seis, porque los más conocidos son Manuel y Antonio.

    1. Para todos aquellos que estén en Madrid o que piensen visitar esta ciudad, en el Instituto Cervantes hay una exposición que permanecerá abierta hasta el mes de febrero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.