ARTE E HISTORIA EN BOLONIA. LA ESCUELA BOLOÑESA

Vitale da Bologna, San Jorge y el dragón

La Pinacoteca Nacional reúne pinturas de los siglos XIII al XVIII en su mayoría de la escuela emiliana. Entre las más antiguas destaca San Jorge y el dragón de Vitale da Bologna.

A finales del siglo XIII, Bolonia era la quinta ciudad más poblada de Europa por detrás de Córdoba, París, Venecia y Florencia, y junto con Milán la mayor área de industria textil de Italia.

Aunque estaba lejos del mar poseía el sistema de canales más avanzados de Europa (Leonardo da Vinci diseño uno de ellos) que abastecía de energía hidráulica a sus fábricas y favorecía el transporte de las materias primas y sus productos manufacturados.

Plano de la ciudad de Bolonia realizada por Johannes Blaeu (1596-1673) en 1663, quien llegaría a ser cartógrafo oficial de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales

Bolonia, la ciudad que en el siglo XVI verá coronar a Carlos V y que, durante el siglo XVII fecha de la que data este mapa, será testigo de la preponderanza spagnola en Italia.

La escuela boloñesa o escuela de Bolonia fue una escuela artística surgida en Bolonia entre los siglos XVI y XVII, y que aglutinó a una serie de artistas activos en esta ciudad, así como en Roma, Florencia y otras ciudades italianas. Perteneciente al periodo del arte Barroco y se enmarca dentro del estilo denominado Clasicismo.

El barroco aparece en Italia a finales del siglo XVI. Desde un principio destacan 2 tendencias, una tenebrista y otra clasicista (buscan la perfección de las formas y sentimientos. Se busca la belleza ideal de la época grecorromana y posteriormente mirar al Renacimiento). Pero los artistas pasan de una tendencia a otra de manera indiferente.

Carracci y Caravaggio

A finales del siglo XVII aparecerá una tercera tendencia que sería el barroco decorativo. Son pintores-decoradores, que cubren grandes espacios murales.

La tendencia tenebrista era una pintura realista, cruda, con claroscuros. Con personajes populares. Destaca en esta tendencia Caravaggio. Formado en Milán marchará después para Roma. La iglesia pronto mirará con reparo esta tendencia tenebrista y naturalista y marcará desde Roma unas pautas más moderadas y clasicistas.

(Caravaggio National Gallery Londres)

Con el clasicismo se intentó recuperar el equilibrio y la serenidad del mundo grecorromano incluso aparecen ruinas antiguas.

El máximo representante dentro del Clasicismo es el boloñés Annibale Carracci (1.550-1.609) a la cabeza de una familia de artistas, los Carracci (Annibale, Ludovico y Agostino)

Annibale, Ludovico y Agostino Carracci. Escuela boloñesa s XVII

Seguidor de Annibale Carracci fue Guido Reni, aunque con influencia de Caravaggio (más arriba hemos visto que Caravaggio seguía la tendencia tenebrista), el estilo de Guido Reni como clasicista se basaba en el estudio de la realidad natural, en lo que corrían paralelos al naturalismo de Caravaggio, aunque de una forma más estética e idealizada, en vez del crudo realismo del artista milanés.

Guido Reni, Retrato de dama (identificada como su madre). Pinacoteca Nazionale di Bologna

Los Carracci fundaron una Academia, llamada primero Academia de los Deseosos (deseosos de aprender) y luego Academia de los Encaminados (como progresistas). A sus miembros se les suele conocer como incamminati.  Tenía como objetivo completar la formación de los pintores, no sólo mediante la técnica, sino también dotándoles de formación humanística y literaria.

Ludovico Carracci, La Virgen con el Niño, San José y San Francisco_Pinacoteca Civica, Cento

Para los artistas boloñeses el fin de la pintura es la verdad, así como para Caravaggio esta verdad hay que describirla de forma directa y cruda, para los clasicistas debe ser tamizada por el velo de la razón, a través del filtro de la historia, que es la que sienta las bases de la corrección artística.

Los Incamminati tenían un amplio dominio de la técnica del fresco, por lo que fueron los encargados de decorar tanto iglesias como palacios de la capital pontificia.

El triunfo de Baco y Ariadna (1597-1600), de Annibale Carracci, Palacio Farnesio, Roma

Triunfo de Baco y Ariadna. Annibale Carracci, bóveda del Palacio Farnesio de Roma

 

Ana M. Hermida

Diseño y coordinación de cursos online-cultura en red

Licenciada en Historia, diplomada en magisterio y una viajera incansable

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.