EGERIA PEREGRINA

UNA VIAJERA EN EL SIGLO IV

(para ampliar: pulsa en la imagen).

Sus datos personales todavía son cuestionados hoy por los historiadores. Posiblemente fuera miembro de una comunidad religiosa. Egeria nació en la provincia romana de la Gallaecia y, casi con seguridad, en la comarca de El Bierzo.

Escribió un relato de viajes, a través de él nos ha dejado multitud de detalles de lugares, de costumbres, de las personas que encuentra en su camino… pero no se queda ahí, además establece los lugares exactos de cada parada realizada, de cada monasterio y santuario que encuentra. 

Es posible que estuviera emparentada con Elia Flavia Flacila, primera mujer del emperador Teodosio el Grande, nacidos los dos también en Hispania.

Elia Flavia Flacila, mujer de Teodosio I. MET (Museo Metropolitano de Arte) Nueva York

Otra hipótesis sugiere que podría ser hermana de Gala, pareja de Prisciliano.

Durante mucho tiempo Egeria solo era conocida por una referencia en una carta que San Valerio escribió a unos monjes de El Bierzo.

Viajó entre los años 381 y 384 por Europa y Oriente, consiguiendo llegar a lo que había sido su objetivo: Jerusalén y los lugares bíblicos más relevantes.

Egeria tuvo el valor de emprender este viaje, a través de la Vía Domitia, recorrería Constantinopla y los escenarios bíblicos de Jerusalén, Egipto, el Sinaí y Mesopotamia, tomando nota de todo lo que ve.

Cafarnaún. Lugar de confluencia económica, las excavaciones así lo demuestran, se han encontrado restos de una antigua calzada romana «via maris«. En otro tiempo famosa por su trigo. Próspera y floreciente por el paso de las caravanas que iban de Damasco a Egipto.

MOMENTO HISTÓRICO

Los peregrinos como Egeria pudieron desplazarse a tierras lejanas gracias a la red de calzadas del Imperio.

En ese momento:

  • Se producen las primeras peregrinaciones al Próximo Oriente
  • Destacan las figuras de Constantino y Flavia Julia Helena (también conocida como Santa Elena o Elena de Constantinopla)
  • Implantación del cristianismo en Occidente.
  • Momento de semejanzas y contrastes entre la parte Oriental y Occidental del Imperio Romano.
  • Caída de Occidente por la llegada de los pueblos germánicos.
  • Transformación de Oriente en el Imperio Bizantino.

CALZADAS Y LUGARES DE DESCANSO

La red de calzadas construidas durante el Imperio Romano constituía un entramado que llegaba a ser de unos 80.000 kilómetros. Atravesaba desde Escocia a Mesopotamia, del Atlántico al mar Rojo, de los Alpes a los Balcanes, del Danubio al Sahara. 

En esta época ya existía una estructura organizada de lugares para descansar en el camino, antecedentes de las posteriores ventas que hemos leído tantas veces en nuestra literatura literatura clásica. Recordamos la multitud de escenas que Cervantes crea para su Ingenioso Hidalgo Don Quijote situándolo en lugares habituales de descanso, las ventas.

RED DE HOSTELERÍA EN LA ANTIGUA ROMA: MILIARIOS Y MANSIONES en: https://www.arteehistoriaviajandoporelmundo.com/blog

Varias menciones a lo largo del manuscrito sugieren la posibilidad de que Egeria contara con algún tipo de salvoconducto oficial que le permitiera recurrir a protección militar en territorios especialmente peligrosos, muy difíciles de transitar o frecuentados por bandas de ladrones.

MUJERES VIAJERAS EN ESTA ÉPOCA

Entre las mujeres de la aristocracia romana, se había puesto de moda visitar los Santos Lugares quizás a partir de haberlo hecho Elena de Constantinopla, madre del emperador Constantino.

Cuadro: La visión de santa Elena, by… Paolo Veronese (1528-1588). Museo del Vaticano

Como viajera a Tierra Santa, en realidad, Egeria no fue un caso único conocido en el Mediterráneo de la época. Hubo otras mujeres como Melania, asimismo hispana, Paula o Silvia de Aquitania.

Tras Egeria, las peregrinas dejaron de acudir a Tierra Santa y otros lugares de Egipto y Oriente.

Hasta bien avanzada la etapa medieval, al menos en los siglos XI-XII, la experiencia peregrina y curiosidad intelectual religiosa se acotará a los muros del monasterio, haciendo gala de una vida ascética.

MUJER VALIENTE, DECIDIDA Y AVENTURERA

Pernoctaba en ventas, mansiones y casas de postas o acudía a la hospitalidad de los monasterios, todo ello lo describe en sus anotaciones.

Escrito en forma de cartas dirigidas a sus amigas toma nota y se interesa por todo lo que ve.

Como soy un tanto curiosa, quiero verlo todo

….afirmaba la propia Egeria en las cartas que dirige a sus compañeras describiendo sus andanzas.

Posible retrato de EGERIA

¿A QUÉ LLAMAMOS TIERRA SANTA?

Son los lugares donde tuvieron lugar escenas bíblicas del Antiguo Testamento y Nuevo Testamento.

Mapa de Tierra Santa de Tobias Conrad Lotter (1759)

Entre ellos están:

  • Jerusalén. Conocida como ciudad Santa por las 3 religiones monoteístas también llamadas las religiones del libro (judíos, cristianos y musulmanes).  
  • Belén. Ciudad natal del Rey David y de Jesús.
  • Nazareth. Ciudad donde creció Jesús.
  • Monte Sinaí, Egipto. Monte de la revelación divina a Moisés.
  • Rio Jordán. Relacionado con personajes bíblicos como Josué, Elías y es donde Juan Bautista bautizó a Jesús. 
  • Mar de Galilea. El llamado también lago de Genesaret o lago Tiberíades. Relacionado con la vida pública de Jesús.  
  • Desierto de Judea. Ubicaciones y personajes bíblicos, las tentaciones de Jesús y otros muchos acontecimientos.
Desierto de Judea.

EL LIBRO DE SU PEREGRINACIÓN A JERUSALÉN

Viaje de la monja Egeria. BNE (Biblioteca Nacional de España)

Fue redactado con naturalidad y expresiones sencillas, en el latín vulgar y coloquial que se hablaba entonces.

Gracias a su relato podemos imaginarnos lo que supondría viajar en aquella época.

A Egeria se la ha considerado como la primera escritora de viajes hispana en lengua latina. Desde el punto de vista lingüístico, constituye un testimonio excepcional para el estudio de la evolución de la lengua latina.

Ofrece una valiosísima información sobre la sociedad y la liturgia del momento que influirían decisivamente en el desarrollo cultural de todo el Occidente.

Escrito en forma narrativa, tiene dos partes claramente diferenciadas.

  • La primera parte comienza cuando está a punto de subir al monte Sinaí, tras haber visitado Jerusalén, Belén, Galilea y Hebrón. Después viajó a Samaria y al Monte Nebo, al oeste de la Jordania actual. Recorrió Siria y Mesopotamia para dirigirse a Constantinopla, ahí concluyó su diario del viaje
  • La segunda parte incluye una descripción detallada de la liturgia en Tierra Santa, edificios y lugares del culto.

Los expertos opinan que que la obra se transmitió originariamente en un códice visigótico que no ha llegado hasta nosotros.

El relato de su viaje, el Itinerarium, se ha conservado en un único manuscrito del siglo XI procedente de Montecasino y descubierto por Gian Francesco Gamurrini en la Biblioteca de la Fraternitá dei Laici de Arezzo (Italia). Este texto está datado en el siglo XI, cuando fue transcrito, posiblemente en el monasterio de Monte Cassino, a partir de un manuscrito anterior.

El viaje de Egeria continua siendo objeto de interés en nuestros días, como lo demuestran las nuevas ediciones que siguen haciéndose.

EL REGRESO

Egeria emprende su regreso por una ruta diferente, según indica en la primera parte de su relato, y lo hace para conocer nuevos lugares.

Su intención era llegar a Persia pero no lo había conseguido y bajará hacia Constantinopla.

Es en Constantinopla donde termina su relato.


No sabemos que ocurrió a partir de ese momento. De su relato se desprende quizás una enfermedad, o quizás como parece indicar, el no poseer una clara voluntad de volver al lugar que la vió partir.

De Finisterre a Jerusalén-exposición en: MUSEO DE LAS PEREGRINACIONES. SANTIAGO DE COMPOSTELA (2003)

Para Saber Más…

Arte e Historia Viajando por el Mundo: RED DE HOSTELERÍA EN LA ANTIGUA ROMA: MILIARIOS Y MANSIONES

BNE (Biblioteca Nacional de España): Viaje de la Monja Egeria

Evangelizar con el Arte: PEREGRINACIÓN A TIERRA SANTA

González Marrero, José Antonio, y Carolina Real Torres (2014) , “Imagen y poder femenino en el itinerario de Egeria”, Género y Conocimiento en un mundo global, Instituto Universitario de Estudios de las Mujeres (IUEM), Universidad de la Laguna, pp. 370-378.

JIMÉNEZ GUIJARRO, Jesús: “Hospedajes para viajeros en el Imperio romano”. En MORÈRE MOLINERO, Nuria (coord.): Viajes en el Mediterráneo antiguo. Madrid, ed. Universitaria Ramón Areces, 2009, pp. 161-181

López Pereira, Eduardo (ed., trad.) (1991), Exeria. Viaxe a terra santa, Vigo, Xerais.

Novoa Portela, Feliciando (Coord.) 2003. Egeria y los primeros peregrinos cristianos: de Finisterre a Jerusalén. Ed. Consellería de Cultura, Comunicación Social e Turismo, Dirección Xeral de Patrimonio Cultural, Museo das Peregrinacións.

Ana M Hermida

de ARTE E HISTORIA viajando por el mundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.