IBN BATTUTA

ITINERARIO DE UN PEREGRINO

Itinerario de Ibn Battuta: Después de leer este artículo, intentar localizar los distintos puntos señalados en el mapa, a través de: Google Earth.

Viajero y geógrafo árabe. Ibn Battuta fue el más importante de los viajeros musulmanes en la Edad Media.

El título completo de su relato de viajes se traduce como:

Un regalo para aquellos que contemplan los prodigios de las ciudades y las maravillas de viajar.

Recorrió más de 117.000 km, superando así a otros grandes viajeros como fueron el judío Benjamín de Tudela (14.000 km. en el siglo XII), el cristiano Marco Polo (15.000 km. en el siglo XIII) e incluso al almirante musulmán chino Zheng He (50.000 km. entre el siglo XIV y XV).

COMIENZA SU PERIPLO

Ibn Battuta nació el 24 de febrero de 1304 en Tánger e inicia su viaje en 1325 con el propósito de cumplir con uno de los cinco preceptos de la fe musulmana, la peregrinación a La Meca. Tenía 21 años de edad. 

En solitario y a lomos de un caballo, Ibn Battuta se dirigió a Túnez, capital del reino Hafsí, lugar estratégico y gran centro académico. Pasará allí dos meses ampliando conocimientos.

Túnez. Mezquita Al-Zaytuna. Construcción en torno al año 703

Visitará Tremecén y pasará a Argelia y Libia.

Mezquita de Tremecén (actual Argelia).
Minarete y patio de la mezquita-año 1236.

Hace algunos años nosotros, Joaquín y yo, visitamos el norte de Libia, la región de Tripolitania y Cirenaica. Recuerdo como allí en el Norte a orillas del Mediterráneo imaginábamos a los antiguos fenicios desplazándose de puerto en puerto como su forma de navegar.

Éramos conscientes de que estas grandes maravillas, también Ibn Battuta habría disfrutado de ellas durante su periplo.

Viajar es tener un trozo de Historia en tus manos.

foto: Ana M Hermida. en Libia. Ciudad romana de Leptis Magna

Desde Libia, Ibn Battuta se traslada a Egipto, donde permanecerá unos meses.

Se adentró curso arriba por el Nilo hasta la ciudad de Aydab, a la altura de las primeras cataratas.

Egipto

Durante el viaje en caravana por Egipto, un místico predijo que Battuta visitaría las tierras más remotas y lejanas: Persia, la India e incluso China. 

Vuelve a El Cairo pues no había podido embarcarse hacia Arabia atravesando el Mar Rojo. En su lugar, se dirige a Damasco y Alepo, pasando por Líbano y de ahí ya toma la ruta hacia La Meca.

Fotos: Ana M Hermida en Trípoli. Líbano. Ciudadela de Raimundo de Saint-Gilles.

Lo que vemos a través de este muro es la actual ciudad de Trípoli en Líbano, ciudad que también se encuentra en el itinerario de Ibn Battuta.

Trípoli. Líbano
Raimundo IV de Tolosa (1042-1105), también conocido como Raimundo de Saint-Gilles, conde de Tolosa, marqués de Provenza y uno de los cabecillas más importantes de la Primera Cruzada y primer conde de Trípoli construyó la Fortaleza de Saint-Gilles con el fin de bloquear el acceso a Trípoli.

Foto: Ana M Hermida en: Ciudadela de Raimundo de Saint-Gilles. Trípoli (Líbano)

También en esta ciudad, Trípoli, se encuentra la Mezquita Taynâl, posterior a la ciudadela es del año 1336. Situada en la orilla izquierda del río Abu Ali, cerca del cementerio de Bâb al-Raml, esta mezquita fue encargada por Taynâl, gobernador de Trípoli que Ibn Battuta describió en su libro de viajes como un hombre rico.

LA MECA. Primera Peregrinación

Ibn Battuta llega a La Meca en septiembre de 1326 y da así por finalizada su peregrinación, después de un año desde que hubiera salido de Túnez y ahora con la intención de seguir viajando para conocer cosas nuevas como contaría a través de su relato.

Una vez que hubo cumplido sus deseos de devoto peregrino, se dirigió hacia Irak pasando al Juzistán en Irán y parando en Choga Zanbil.

IRÁN-JUZISTÁN-Ahvaz. Donde se encuentra Choga Zanbil, uno de los dos zigurats que se han conservado hasta nuestros días fuera de Mesopotamia, y el único dentro de Irán.

Ibn Battuta pasó por Fárs, Tabriz, en la llamada Ruta de la Seda, y el Kurdistán para acabar en Bagdad.

Bagdad fue la ciudad más grande del mundo hasta que los mongoles la saquearon unas décadas antes de la llegada de Ibn Battuta, también visitó Nayaf y viajó a Basora.

En sus viajes por Irak y Persia (actual Irán) tuvo ocasión de conocer a los chiíes, rama del Islam inexistente en el Magreb. 

¿Quiénes son los chiíes?

Al morir Mahoma en el año 632, se plantea la cuestión sucesoria. Los suníes se adhieren a las prácticas habituales del profeta, recogidas en la sunna. Sus sucesores serán sus seguidores más cercanos que lo había acompañado en vida y hasta el momento de su muerte, eran  compañeros y seguidores. 

Por otro lado, los chiíes (su nombre proviene de Chiat Ali, el partidario de Ali) señalan a Ali (primo y yerno del profeta, al ser hijo de su tío Abu Talib y casarse con su hija Fátima) como sucesor directo. Es decir, un descendiente inmediato del profeta. 
Irán. Mezquita-detalle: piedras de Karbalá, nos indica que se trata de una mezquita chií

SEGUNDA PEREGRINACIÓN de Ibn Battuta

Desde Bagdad decide en el año 1327 volver a La Meca donde vivirá tres años seguidos como profesor de Teología.

En 1330 viajará de nuevo, en esta ocasión hasta Yemen y Omán.

En 1331 una vez en el Cuerno de África, aprovecha para visitar el sultanato de Mogadiscio (Somalia), un puerto muy próspero en el que sus mercaderes comerciaban en el océano Índico con los persas, árabes e India. La ciudad tenía moneda propia lo que era poco habitual en esta época en la que se comerciaba con bienes.

Se detuvo alrededor de una semana en cada lugar, visitando Etiopía, Mombasa, Zanzíbar, Kilwa Kissiwani, además de otros lugares.

foto: Ana M Hermida en el Museo Nacional de Nueva Delhi

TERCERA PEREGRINACIÓN. El Gran Viaje

Ibn Battuta regresó de nuevo a La Meca en 1332, era su TERCERA PEREGRINACIÓN (tercer hajj).

Tras haber visitado Arabia a fondo, continuaría su periplo y empezaría el que sería su gran viaje hacia el imperio chino.

Al cabo de un año, decidió buscar ocupación en el Sultanato de Delhi, fue a Anatolia para unirse a una de las caravanas que iban hasta la India.

Ibn Battuta escribió: «[Nosotros] partimos hacia el país de los turcos. … Fue conquistado por los musulmanes, pero todavía hay un gran número de cristianos allí bajo la protección de los musulmanes turcomanos. Viajamos por el mar durante diez noches, y los cristianos nos trataron honorablemente y no tomaron dinero de nuestro pasaje. El décimo día llegamos a Alanya [donde comienza la provincia]. Este país … es uno de los mejores del mundo, en él Dios ha reunió las cosas buenas esparcidas por otras tierras. Su gente es el más atractivo (guapo) de los hombres, los más limpios en su vestimenta, los más deliciosos en su comida y la gente más amable de la creación. Dondequiera que nos detuvimos en esta tierra, ya sea En un hospicio o en una casa particular, nuestros vecinos tanto hombres como mujeres (estos no se cubren con velo) vinieron a preguntarnos por nuestras necesidades. Cuando los dejamos nos despidieron como si fueran nuestros parientes y nuestra propia gente, y usted ver. [Fuente: H. A. R. Gibb (historiador orientalista). págs. 415-416, Battuta, Travels in Asia and Africa 1 325-1354 «

En la ciudad costera de Sinope se embarcó para Crimea, una vez en Constantinopla, tras una corta estancia en la capital bizantina, se dirigió hacia los territorios dominados por la Horda de Oro (Rusia, Ucrania, Uzbekistán y Kazajistán) y los tártaros de Qiptaq. Imperio en descomposición tras la muerte de Gengis Kan en 1227 y que había destruido mezquitas, madrazas y zocos dejando sólo ruinas. 

Una travesía difícil. Tras cruzar las montañas del Hindu Kush a casi 4000 metros, el 13 de septiembre del año 1333 alcanzaría el Valle del Indo.

Llegó a Delhi donde permaneció nueve años al servicio del Sultán Muhammad Ibn Tughluq, el sultán más rico del mundo musulmán.  Su familia había construido el complejo Qtub (fotos Ana M Hermida) que alberga la mezquita Quwwat-ul-Islam a la que Ibn Battuta solía acudir.

Hasta 1342 Ibn Battuta permaneció en el Sultanato de Delhi, la razón obedecía al deseo por parte del Sultán de traer estudiosos musulmanes para consolidar su dominio de lo que era la nueva tierra del Islam en esta zona.

Con la sabiduría adquirida en sus años de estudio mientras estaba en La Meca, Ibn Battuta fue nombrado juez por el propio Sultán pero tampoco consigue establecerse aquí y abandonará su cómoda y sedentaria vida. Por otra parte, siente miedo debido a intrigas a su alrededor, envidias y desconfianzas por parte del Sultán. 

Del Libro: Travels in Asia and Africa 1325-1354 Ibn Battuta by… H. A. R. Gibb (historiador orientalista)

Cuando el sultán lo nombró su embajador en China, aprovechó la oportunidad para marcharse.

Viajeros hoy. Patrimonio de la Humanidad

Para planificar un viaje una buena idea es la de tener en cuenta la lista de lugares que ofrece la UNESCO  como Patrimonio de la Humanidad. 
 
Ya sean bosque, montaña, lago, desierto, edificación, complejo arquitectónico, ruta cultural, paisaje cultural o ciudad. 

La pandemia, el coronavirus, nos ha permitido evocar nuestros sueños y afanes de aventura recordando y rememorando una larga tradición de viajeros en la Historia, que ahora más que nunca resulta especialmente inspiradora y liberadora a lo largo de esta pandemia  ¡nos permite soñar!  
Logotipo del programa Patrimonio Mundial de la Unesco.

INDONESIA Y CHINA

En 1345 d.C.  Ibn Battuta pasa por las islas de Indonesia (Sumatra, Yakarta, Java, Bali) en su camino de India a China después de visitar Sri Lanka y otros países.

Foto: Ana M Hermida en Indonesia. Isla de Java. Templo de Borobudur
Foto: Ana M Hermida. Relieve de un barco, alrededor del año 800 dC (Isla de Java, en el Templo de Borobudur)

Ibn Battuta habla de Quanzhou para después volver a La Meca.

Parece que su periplo le llevó ahora hasta el mismo Pekín. Sin embargo, el cambio de estilo en su libro de viajes, las dudosas ubicaciones y errores geográficos hacen pensar que Ibn Battuta nunca alcanzó realmente Pekín ni estuvo en la famosa Muralla China.

REGRESO A OCCIDENTE

En el año 1347, Ibn Battuta inició el regreso a Occidente a través de Sumatra y la costa india de Malabar hasta Egipto.

Juegos Malabares

El malabarismo es una tradición muy antigua de la que ya dan testimonio fuentes del Antiguo Egipto. 

En el siglo XVI navegantes portugueses a su llegada a la región costera de Malabar, conocerán a sus habitantes que realizaban sorprendentes ejercicios acrobáticos y juegos de habilidad. Se adoptó el gentilicio de esta zona como sinónimo de estos juegos, llevándolo a la península ibérica. 

Por este lugar, Malabar, también había pasado Ibn Battuta.

Regresando a La Meca, la peste negra había empezado a hacer mella en Oriente Medio.

Battuta completó su cuarto hajj (CUARTA PEREGRINACIÓN), escapó de la epidemia y volvió a África

Desde Alejandría llegaría a Argelia y Marruecos y en Fez sería recibido como un héroe a finales de 1349.

Universidad-Mezquita de Qarawiyyin fundada en el año 859 por dos mujeres tunecinas.  

UN VIAJE MÁS

Sin haber descasado demasiado, el Sultán le encargará la visita al legendario imperio africano de Mali, sobre el que Ibn Battuta nos ha dejado amplias referencias geográficas, políticas , sociales y religiosas en su libro de viajes.

Pero antes fue enviado como embajador del Sultán al reino musulmán de Granada, pasó al territorio de al-Andalus, que en aquel momento se componía de las actuales provincias de Granada, Málaga, Almería y parte de Jaén y Cádiz. Allí permaneció entre 1351 y 1352. De regreso en Marruecos, contaría la complicada situación en la que se encontraba el último reino musulmán (Al-Andalus) que aún quedaba en la península.   

Volvió a cruzar el estrecho y se dirigió, por el sur de Marruecos, a Mali (Tombuctú, Gao) y, con una caravana de tuaregs, cruzó el Sahara y se encaminó hacia Argelia

Mezquita de Djingareyber. Tombuctú. 1327

Djinguereber es una de los tres madrazas que componen la Universidad de Sankore en Mali. Fue inscrita en la lista del Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1988.

Relata su contacto con el mundo musulmán en la corte del Sultán de Mali, Mansa Suleyman, dueño del poderoso y temido Imperio de Mali, se siente decepcionado al compararlo con el esplendor que había visto y vivido en Oriente.

A finales del año 1353, regresó a Siyilmasa a través del durísimo desierto del Sahara

LA PESTE NEGRA. ÚLTIMOS AÑOS DE IBN BATTUTA 

Ibn Battuta nos ha dejado su experiencia de la peste negra, a la que fue capaz de sobrevivir entre otras cosas al viajar en sentido contrario a la propagación de la epidemia.

Testigo de su tiempo, Ibn Battuta alude con cierta precisión cronológica a la peste negra en varias ocasiones, comentando que:

Causaba la muerte súbita de las personas, pues los apestados morían al segundo o tercer día .

Dejando a un lado las imágenes fruto de su imaginación o las licencias literarias del transcriptor, de su relato emana un panorama desolador a causa de la peste.

Finalmente, entró en Fez después de unos 30 años desde que partió por primera vez, y recibe la noticia de la muerte de su madre causada por la peste.

A partir de ese momento, dedicará el resto de su vida a ejercer como juez.

Su muerte se produce en Marruecos en algún momento entre 1368 y 1377.

SU LIBRO DE VIAJES

La Riḥla es un género literario clásico de la literatura en lengua árabe que consiste en el relato de un viaje.

La Rihla de Ibn Battuta  o  relato  de  viaje nos ha dejado gran cantidad de información en torno al momento histórico, al mundo árabe y al cristiano del siglo XIV. 

La recopilación de su periplo se realizó bajo el mandato del Sultán Meriní en el año 1355.

Será Ibn Yuzayy quien recogerá su relato de viajero y le dará forma literaria. Dedicó tres meses a la redacción completa del libro siguiendo indicaciones recibidas del propio Ibn Battuta en el que demuestra su arte literario repleto de toda clase de florituras estilísticas.

En su libro Rihläh (viajes) se cuenta con todo lujo de detalles las experiencias vividas a lo largo de los más de 117.000 kilómetros que recorrió desde el año 1325 a 1355

Copia de partes seleccionadas del viaje de Ibn Battuta, 1836 en El Cairo.

El interés de Ibn Battuta por los lugares estaba subordinado a su interés por las personas y su conocimiento geográfico se obtuvo por completo a partir de la experiencia personal. Para sus detalles se basó exclusivamente en su memoria, cultivada por el sistema de una disciplina y educación teológica.

Ibn Battuta intenta proporcionar al Sultán información de difícil comprensión para la época, para hacer más simple esta tarea aporta datos históricos y geográficos. Narraría las costumbres de los diferentes pueblos que visitaba, las peregrinaciones y costumbres cotidianas, sucesos fantásticos y leyendas.

Ibn Battuta no se detiene mucho en las descripciones físicas del paisaje, pero en ocasiones motivado por la novedad se detiene en ello, como por ejemplo, en los lugares de los manantiales de aguas calientes, explicando y casi recomendando su visita por sus beneficios para la salud, como el manantial situado en Bis-Dag (Piatigorsk).

En su relato Ibn Battuta enaltece al Islam pero describiendo igualmente las luchas internas que también menciona. También hay numerosas referencias al Arte dando muestras en el libro de sus observaciones como vemos en este ejemplo:

Museo de Málaga. Un Ataifor (plato hondo alandalusí) con nave

Ibn Battuta contaba en su libro de viajes:

... en Málaga, se fabrica una vajilla admirable que se exporta a los países más lejanos. Este método decorativo sale de los talleres de Mesopotamia en el siglo IX. 

Su relato es una fuente histórica con sus sombras si, pero del que emana luz a ojos de historiadores y apasionados por la historia. 

Travels in Asia and Africa 1325-1354 by Ibn Battuta. Edición traducida del texto árabe, ofrece amplias notas que permiten seguir en detalle los viajes. H. A. R. Gibb (historiador orientalista) también añade importantes antecedentes históricos y religiosos a los Viajes.

PARA SABER MÁS…

  • Cantera Montenegro, Enrique (2006). Atlas histórico y geográfico universitario. Madrid: UNED, 2006.
  • García Guinea, Miguel Ángel (dir.)(1997): Viajes  y  viajeros  en  la  España  medieval, Aguilar de Campoo (Palencia), Fundación Santa María la Real.
  • López Estrada, Francisco (2003): Libros de viajeros hispánicos medievales, Madrid, Ed. Laberinto.
  • Ordóñez de Ceballos, Pedro (1947): Viaje del mundo, Publicado por Espasa-Calpe, Buenos Aires.
  • Rubio Tovar, Joaquín (1986): Libros españoles de viajes medievales, Madrid, Taurus.
  • Viguera, Mª J. (coord.) (2006) Ibn Jaldún. El Mediterráneo en el siglo XIV, Sevilla. Fundación el legado andalusí.
  • Al-Qantara. Revista digital: https://www.qantara-med.org/public/show_document.php?do_id=509 (última visualización 21/03/2021)
  • De especial interés: GOOGLE EARTH

Imágenes y fotografías: Todas las fotografías e imágenes de este blog son de dominio público a no ser que estén referenciadas con su autoría y reconocimiento requerido.

Contenido: Los artículos (post) de este blog están registrados y certificados (obra digital)

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.