LA TRAMPA DE TUCÍDIDES

Cuando hablamos de “la trampa de Tucídides” nos referimos a la tensión estructural letal que se produce cuando una potencia nueva reta a otra ya establecida.

La guerra del Peloponeso tuvo lugar en la Antigua Grecia en el siglo V a.C. y enfrentó a la Liga del Peloponeso (liderada por Esparta) y la Liga de Delos (liderada por Atenas). Tucídides (un general ateniense que sirvió en la guerra), historiador y estratega, narrará esa guerra en su libro Las guerras del Peloponeso.

Tras vencer a los persas por segunda vez (479 a. C.), Atenas se convierte en la ciudad más floreciente del Mediterráneo. Es Pericles quien lidera la expansión imperial y artística de Atenas. En esta época llegan tributos de doscientas ciudades griegas y se construye el Partenón.

foto:AnaMHR

Las guerras médicas, también llamadas guerras persas fueros los acontecimientos anteriores a esta contienda y habían tenido lugar principalmente entre 492 y 449 a.C.

Sobrepasada en audacia Atenas es ejemplo de desmesura cuando entra en guerra con Esparta: la otra gran potencia helénica. De aquí deriva la denominada Trampa de Tucídides apuntando a un proceso de eventos y desarrollos que crean las condiciones en donde una potencia emergente reta el predominio de la potencia hegemónica.

La victoria de Esparta fue pírrica puesto que Atenas no solo nunca recuperó su prosperidad económica, sino que sus efectos se sintieron en toda Grecia que quedó postrada en la pobreza.

¿Por qué está tan de moda la frase: «La Trampa de Tucídides»?

El historiador Graham Allison nos habla de ello en su libro publicado en 2017:

Riesgos Globales donde actualmente reflexionamos sobre si pueden Estados Unidos y China escapar a la trampa de Tucídides.

No hay nada nuevo bajo el sol…

Thomas Hobbes y Thomas Cecill (1629), frontispicio de Tucídides, Historia de la Guerra del Peloponeso 

Imagen: En los tres campos superiores del frontispicio, Esparta y Atenas conforman las posiciones opuestas, de igual manera en bandas inferiores fuerzas armadas de tierra y mar están cara a cara. A los lados del panel central, se encuentran el título y el retrato de Tucídides. A la izquierda, Arquídamo, rey de Esparta. A la derecha Pericles, líder de la democrática Atenas.

Arquídamo, el rey, está sentado ante un grupo de nobles, que conversan a la manera de una disputa de sabios sin que haya ninguna duda acerca de quién es el soberano. Opuesto a él está Pericles, el orador.

Ana M. Hermida Licenciada en Historia y Diplomada en Magisterio. Experta en diseño y coordinación de cursos Online (e-Learning)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.