PEDRO PÁEZ Y LAS FUENTES DEL NILO AZUL

UN EXPLORADOR DESCONOCIDO

MAPA ÁFRICA: obras en dominio público y accesibles en BDH

Remontar el Nilo hacia el sur nunca resultó fácil. En la antigüedad las distancias se realizaban con una gran dificultad, resultaba muy complicado pasar de la zona de Meroe, allí el desierto endurecía todavía más el viaje.  

Pirámides nubias (Meroe)

GRANDES VIAJEROS

Dentro de esta serie de entradas en el blog dedicada a Grandes Viajeros hoy veremos como un español en el siglo XVII llega a las fuentes del Nilo Azul en su periplo desde la India.

Una historia fascinante, asombrosa y rescatada del olvido. La historia de un aventurero erudito: Pedro Páez.

Después de leer este artículo, podéis intentar localizar los distintos puntos señalados en el mapa, con la ayuda de: Google Earth.

PEDRO PÁEZ

Pedro Páez Jaramillo

Pedro Páez Jaramillo nació en la actual Olmeda de las Fuentes (Madrid) en el año 1564 y murió en Gorgora (Etiopía) en 1622.

Su nombre está asociado en la actualidad al descubrimiento de las fuentes del Nilo Azul, aunque no siempre ha sido así, durante mucho tiempo no ha sido tenido en cuenta y hasta ha sido ninguneado tanto desde fuera como desde dentro de nuestro país.  

Un gran viajero, además fue un gran lingüista, un brillante científico y hasta constructor, de un palacio para el emperador y de una iglesia en Gorgora, gracias a sus conocimientos de construcción, carpintería y herrería.  

Antes de PEDRO PÁEZ

Heródoto llegó a la primera catarata en el  siglo V a.C.

Eratóstenes dibujó un mapa hasta Jartum en el siglo III a.C.

Nerón en el siglo I d.C. envió soldados pero sólo accedieron a las zonas ya conocidas.  

Claudio Ptolomeo, en el año 150 d.C, dibujó a partir de relatos que le llegaban, un mapa bastante exacto y que fue utilizado posteriormente por viajeros en estas zonas.  

Reconstrucción del siglo XIX (según Bunbury) del mapa de Eratóstenes del mundo conocido en su época.

PEDRO PÁEZ. DESTINO: ETIOPÍA

Jesuita y misionero español del siglo XVII

Su vocación le llevó hacia Etiopía para cuya misión partió hacia 1585, primero camino de Goa (India).

Goa era el centro de las expediciones evangelizadoras en la India. Sería aquí precisamente en Goa donde en 1589 se ordenaría sacerdote Juan Páez, en enero de ese mismo año y antes de embarcarse para Etiopía.

Etiopía se convirtió al cristianismo en el siglo IV, pero cien años más tarde se separó del conjunto de la Iglesia. Es a través de la herejía monofisita, que ha permanecido cristiana hasta el día de hoy.

Después de estar un año en el Colegio de S. Paulo en Goa, partió hacia la misión de Etiopía junto al también jesuita Antonio de Montserrat, quien le doblaba la edad.

Antonio de Montserrat

Salieron rumbo a Etiopía el 2 de febrero de 1589, les esperaba un destino que seguro no habrían imaginado tan duro.

Antonio de Montserrat

Entre los años 1582 y 1588, Antonio de Montserrat emprende un ambicioso trabajo: la recopilación de las notas de sus viajes por India, Paquistán y Afganistán, en una obra extensa y detallada, redactada en latín “Mongolicae Legationis Commentarius”. Sin embargo, la redacción de la misma se ve interrumpida por el requerimiento del rey Felipe II para viajar a Etiopía. 

El viaje en sí parece más bien una excusa para establecer contacto con el emperador abisinio y sondear la posibilidad de acercar el cristianismo copto a la Iglesia de Roma. 

Le acompaña un joven jesuita madrileño, con ganas y sin experiencia, es Pedro Páez.

El diseño que hará Antonio de Montserrat de su mapa del Himalaya es una auténtica joya cartográfica.  

La misión en Etiopía se encontraba en punto muerto, 3 de los 5 misioneros anteriores habían muerto y apenas existía comunicación con Goa.

El objetivo de Páez y Montserrat era reforzar el equipo de misioneros.

Pasaron por el puerto de Diu (India), sin encontrar navío alguno,

En Diu, Pedro Páez comenzó a aprender farsi hablado en esa región desde la emigración zoroastriana del siglo VII.

A partir de Diu ser o estar acompañado de Portugueses ya no era ninguna garantía, comenzaba el verdadero peligro.

Se vistieron de Armenios para pasar más desapercibidos.

Consiguieron llegar a Mascate, en la boca del estrecho de Ormuz. Allí contrajeron el paludismo por lo que el viaje se ralentizó con descansos, como el que hicieron en una residencia agustina de un isla cercana.

Continuaron por la costa somalí superando un asalto pirata pero acabaron con el buque desarbolado a causa de una tormenta en 1590. En As-Sawa, una isla frente a las costas de Omán, un árabe reconoció el engaño y denunció a los falsos armenios ante los otomanos. 

Fueron encarcelados y conducidos a Dhofar.

Acabaron vendidos o regalados como esclavos en Yemen.

Curioso destino para dos auténticos eruditos. 

El árbol de incienso (Boswellia sacra). Se encuentra en Somalia, Etiopía, Yemen y Omán

A Pedro Páez y Antonio de Montserrat les quedarían aún siete años de cautiverio, los peores años de sus vidas, recorriendo el desierto de Hadramaut (Hadramaut-Sultanato independiente de Quaiti) y parte del desierto de Rub al-Khali en la península arábiga.

Una bebida extraña: EL CAFÉ

Los sultanes tenían algunas consideraciones con ellos. 

En Al-Qatn (Yemen) conocieron una extraña bebida. Páez la describiría posteriormente. 

La llamaban -cahua- y se conseguía con agua hervida y un fruto denominado -bun-, se tomaba muy caliente. 

Se trataba de una bebida todavía desconocida en Europa: el café. 

Páez y Montserrat posiblemente fueron de los primeros europeos en probar la bebida del café, sólo tenemos constancia de que lo hubiera probado Leonard Rauwolf, unos años antes en Siria.  

No acabarían todavía sus desgracias.

Reclamados por el pachá turco de Sanáa, volvieron a cruzar el desierto y tras ser interrogados, los oficiales del gobernador turco llegaron a la conclusión de que eran espías portugueses. De nuevo volvieron a prisión, en esta ocasión durante dos años.

Moca fue el puerto más activo de Yemen en los siglos XVII y XVIII.

Su suerte iba a cambiar cuando un mercader musulmán de Goa los reconoció, los había conocido cuando estaban en Goa. Planteó al Pachá pedir un rescate por ellos, pero las negociaciones no llegaron a buen fin, y serían llevados a Moca con la intención de venderlos en base al valor que demostraban tener pues se habían hecho con la amistad de cuantos les rodeaban.

En 1596 acabaron en un buque con los pies encadenados y en condiciones extremas.

Esta situación duró tres meses, hasta que llegó a oídos de Felipe II que manda buscarlos y llevarlos a Goa.

En noviembre de 1596 llegaban los dos jesuitas a Diu a bordo de un barco árabe.

DE NUEVO EN GOA

Pedro Páez consigue sobrevivir a todas las desgracias y en lugar de lamentarse en los peores momentos aprovechaba las adversidades para aprender el amárico, la lengua etíope y el gue’ez, el idioma en el que están escritos los libros sagrados y crónicas reales etíopes. Su manera de actuar en todo momento era la de asimilar las costumbres de los habitantes del lugar. También hablaba árabe, portugués…

Una vez en Goa, Páez se dedica a reponerse y a instruir a sus alumnos.

Montserrat su compañero de fatigas, no conseguiría superarlo y fallecía en 1599 a causa de un deterioro generalizado.

RUMBO A ETIOPÍA

Mientras tanto, en Etiopía pedían angustiosamente ayuda a Europa.

El gobernador de la India preparó una expedición en la que incluía a Pédro Páez.

Partía en 1603 rumbo a Etiopía, era su segundo intento.

Llegó a Diu donde volvió a utilizar su indumentaria armenia, dispuesto a no ser descubierto en esta ocasión se hizo llamar Abdullah y se mezcló con la gente.

Con el pretexto de regresar a -su supuesta patria armenia- consigue convencer a un turco que le acercará a Etiopía supuestamente porque iba a subir a través del Mar Rojo, desde allí se suponía que iría hacia Armenia por tierra a través de Siria. 

Entonces, su estrategia fue la de hacer una parada antes, concretamente en Massawa, desembarcó el 26 de abril de 1603  con el pretexto de ocuparse de un asunto relacionado con un amigo y volver a la embarcación para seguir el viaje. Lógicamente, ni existía ese amigo ni tenía intención de regresar. ¡Por fin había llegado, estaba en Etiopía!.

En Massawa se une a una caravana con dirección a Fremona, hasta que llega en mayo de 1603 al destacamento portugués de Debaroa, de allí a su destino final sólo quedaban 5 días.

PEDRO PÁEZ EN ETIOPÍA

Una vez en Etiopía, comenzó debatiendo con teólogos coptos ortodoxos y acabó convirtiendo al catolicismo a dos emperadores.

En contacto con el emperador etíope Za Dengel (emperador de Etiopía, miembro de la Dinastía salomónica), su conocimiento del amárico (idioma hablado en el norte y centro de Etiopía) y el gue’ez (lengua extinta, se hablaba en el actual norte de Etiopía) le sirvió para convertirlo al catolicismo, decidiendo éste abandonar la Iglesia ortodoxa etíope. Sin embargo, toma la decisión con demasiada rapidez y tiene lugar una guerra civil.

Pedro Páez se retiró a Fremona, desde donde distante observó la guerra civil que terminó con la muerte del emperador.

La precaución del jesuita español fue muy importante para lograr la confianza del sucesor de Za Dengel.

El 21 de abril de 1618 Páez acompañaba al emperador Malak Sagad III por las montañas de Sahala, al sur del lago Tana, ambos acabarán siendo grandes amigos.

Ascendieron hasta los tres mil metros de altura, y desde allí Páez vió el curso de un pequeño río asomando entre la montaña, a él llegaban arroyuelos que lo hacían crecer en caudal.  Era el río Abbay como lo conocían los indígenas, y es el nombre con el que se conoce aún hoy el Nilo Azul.

Confieso que me alegré de ver lo que tanto desearon ver antiguamente el rey Ciro y su hijo Cambesis, el gran Alejandro y el famoso Julio César

(Pedro Páez)

Nilo Azul Etiopía-Sudán

EL LAGO TANA

Ubicado en las tierras altas de Etiopía, al noroeste del país, a más de 1800 metros de altitud y con 84 kilómetros de largo y 66 de ancho, es el lago más grande de Etiopía y constituye la fuente del Nilo Azul.

Su interior alberga una treintena de islas e islotes y en casi todas ellas se erige un pequeño templo o monasterios, algunos de ellos exquisitas y humildes joyas del siglo XVI.

Etiopía. Lago Tana. Cataratas del Tis Isat

EL NILO AZUL

El Nilo Azul nace en Etiopía y discurre por Sudán, donde se une en Jartum con el Nilo Blanco, dando forma ya al río Nilo.

Aunque el río Tana se ha considerado como el nacimiento del Nilo Azul, existen unos pequeños afluentes que se acercan hasta el Tana desde las montañas de Gojjam, la más lejana fuente del Nilo, y forman una especie de lengua, desde donde surge ya el Nilo Azul.

A poco de dejar atrás el Tana, la corriente silenciosa da paso al rugir de las cataratas del Tis Isat (el agua que humea).

El río Nilo- Nilo Blanco y Nilo Azul

Última etapa de su vida

Falleció el 22 de mayo del año 1622 en la residencia de Gorgora Velha víctima de unas fuertes fiebres, probablemente malaria, enfermedad entonces endémica en la cuenca del lago Tana.

Fue enterrado en la iglesia de Gorgora Velha que él mismo construyó,​ aunque posteriormente se trasladaron sus restos mortales a la capilla mayor de la nueva iglesia de Iyäsu en Gorgora Nova.

Gorgora Nova

Su vida fue la de un gran viajero, aventurero y erudito que en el siglo XVII deja constancia de su presencia ante las fuentes del Nilo Azul. 

Cuando el escocés James Bruce llega a las fuentes del Nilo azul 152 años después que Páez y dice ser orgulloso el primer europeo en verlas, nadie le refuta…  

PEDRO PÁEZ su libro:  HISTORIA DE ETIOPÍA

Obra de gran valor científico, documental, histórico, etnográfico y lingüístico.

Recoge sus andanzas y periplos misioneros en Etiopía, amén de ser el primero en ofrecer una detallada descripción geográfica y la primera historia íntegra del país africano hasta su época.

En su HISTORIA DE ETIOPIA (1622), recogió su hazaña, a la vez que describió las costumbres, los paisajes y la historia del país.

Está compuesta por cuatro libros en que aborda aspectos tan variados como la historia, la teología, la botánica, la zoología, la antropología y la geografía etíope.

En ella dejó constancia de su visita a las fuentes del Nilo Azul en abril de 1618, siendo el primer europeo en hacerlo.

En su prólogo, Páez afirma que todo lo que relata, o bien lo ha visto con sus propios ojos, o se lo han contado diferentes personas.

Los manuscritos originales en portugués se guardarían en Roma desde 1652.

Por su obra, Pedro Páez es valorado como un antecedente de Darwin por su alto contenido científico.

Google Maps: LAGO TANA

Para Saber más…

Carta de Pedro Páez (BIBLIOTECA DIGITAL HISPÁNICA)

Elliot, J.H. (1972). El viejo mundo y el nuevo 1492-1650. Alianza. Madrid.

Esparza, J.J. (2008). La Gesta Española. Áltera. Barcelona.

Páez, P. (2014). Historia de Etiopía. Libros I y II. A Coruña: Ediciones del viento.

Páez, P. (2014). Historia de Etiopía. Libros III y IV. A Coruña: Ediciones del viento.

Reverte, J. (2001) Dios, el Diablo y la aventura. La historia de P. Páez. Barcelona, Plaza & Janés.

REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA. Pedro Páez Jaramillo

Imágenes y fotografías: Todas las fotografías e imágenes de este blog son de dominio público a no ser que estén referenciadas con su autoría y reconocimiento requerido.

Contenido: Los artículos (post) de este blog están registrados y certificados (obra digital)

Flickr Arte e Historia viajando por el mundo

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.