NAPOLEÓN: INSPIRACIÓN DE ARTISTAS Y ARTESANOS

La figura de Napoleón siguió inspirando después de su muerte a artistas y artesanos.

Un ejemplo lo tenemos en este cuadro: Napoleón frente a la Esfinge, de 1868, es decir, cuando Napoleón llevaba ya muchos años muerto. Y no nos sorprende debido a la magnitud de la campaña, hasta allí no sólo se desplazó en 1798 con un ejército de más de 30.000 soldados, sino que también trasladó a un elevado número de científicos de su tiempo para que estudiaran los secretos de ese país y sus milenarias construcciones.

Napoleón ante la Esfinge by… Jean-Léon Gérôme

Y sin duda, una de sus obsesiones fue el conjunto de las Pirámides de Guiza. Napoleón quiso pasar una noche en el interior de la pirámide mayor, la de Keops.

A su lado viajaría junto con el ejército de Bonaparte en la expedición a Egipto el artista, dibujante, grabador y escritor Vivant Denon (ver anterior post), sus notas de su Viaje al Alto y Bajo Egipto, serán un documento de primera mano lleno de interés histórico.


La conquista de Egipto a la que Bonaparte se lanza en 1798, podría ser la primera etapa de un proyecto más ambicioso: establecerse en la India, donde Gran Bretaña, el gran enemigo de la República francesa, gozaba de una amplia zona de influencia.

Pero acabaría en un “exitoso fracaso”, en términos militares, fue un fracaso.

Batalla ante las Pirámides by… Louis-Joseph François. Museo de Bellas Artes, Valenciennes

 

Pero este hecho no inspiraría sólo a artistas.

Dice la leyenda que los artesanos de la región Central de Francia también se vieron afectados por este hecho. Os lo voy a contar.

queso Valençay

El queso Valençay es uno de los quesos de cabra, de origen francés, más sabrosos. Este queso presentaba en su origen una forma piramidal perfecta.

Su nombre se debe a la ciudad Valençay en el centro de Francia. Se elabora con leche cruda de cabra del berrichón y de similares características a otros quesos de esta área, como puede ser el Pouligny-Saint-Pierre, o el Levroux.

Tiene forma de «pirámide truncada» (ojo a este dato…), y cubierta de cenizas.

queso Valençay. Poncelet. Madrid

Esta foto la hice en una tienda que os recomiendo, está en el centro de Madrid y se llama Poncelet

foto: AnaMHR. Poncelet. Madrid

Si os gusta el queso esta tienda es un lujo para los sentidos no sólo el gusto sino también para la vista por su gran variedad. Me comentaban allí que este delicioso queso, el Valençay, todavía se fabrica con esta forma tan especial.

foto: AnaMHR queso Valençay

La leyenda nos dice que la forma original era de una pirámide perfecta. Pero fue cambiada por dos hechos en la historia:

Napoleón a su vuelta de la desastrosa campaña en Egipto paró en el castillo de Valencay. Vio el queso y se dice que su forma de pirámide le evocó su reciente derrota. En un momento de cólera y furioso desenvainó su espada, y de un tajo eliminó el vértice superior de la pirámide.

– o, quizás simplemente se deba al deseo de unos granjeros de homenajear a su pueblo reproduciendo el diseño del campanario de la iglesia.

Personalmente, prefiero la versión que lo relaciona con Egipto.

Este queso se beneficia de una AOC desde 1998

Appellation d’origine contrôlée (AOC), traducido aproximadamente como denominación de origen controlada, es la certificación francesa que garantiza ciertas indicaciones geográficas francesas para vinos, quesos, mantequillas y otros productos agrícolas, por el organismo gubernamental Institut National des Appellations d’Origine (INAO).

y DOP (Quesos con Denominación de Origen Protegida) a nivel europeo desde agosto del 2004.

Y también tomé nota de esto que nos recuerdan en Poncelet y que os dejo en esta foto:

foto: AnaMHR Poncelet Madrid

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.